Era mi Amiga (José Angel Buesa)

octubre 29, 2008 at 5:31 pm (JoséAngelBuesa, Poemas)

(A quién no le ha pasado que se ilusiona con un amigo/a, o que siente que ese amigo/a es el amor de su vida, pero sin embargo, no puede decirlo, quizá por miedo o quizá porque la otra persona ya tiene un amor en su vida y sólo nos queda conformarnos con la “amistad”. Este poema de Buesa me parece genial en el sentido de que narra situaciones por las que todos hemos pasado, quizá, más de una vez.)

Era mi amiga, pero yo la amaba
yo la amaba en silencio puramente,
y mientras sus amores me contaba
yo escuchaba sus frases tristemente.

Era mi amiga, pero me gustaba
y mi afán era verla a cada instante.
Nunca supo el amor que yo albergaba
porque siempre me hablaba de su amante.

Era mi amiga para todo el mundo
porque a nadie mi amor yo confesaba,
pero yo la quería muy profundo
y forzosamente me callaba.

Era mi amiga, y mi cuerpo sentía
estremecer si ella me miraba,
al oírla junto a mí feliz me hacía
mas de este amor ella nunca supo nada.

Y aunque sólo mi amistad yo le ofrecía,
era mi amiga, pero yo la amaba.

Anuncios

Permalink 3 comentarios

Símil del Arbol (José Angel Buesa)

octubre 29, 2008 at 5:12 pm (JoséAngelBuesa, Sonetos)

Arbol ya largamente florecido
con el tronco tatuado de iniciales,
lo dejaron en pie los vendavales
sin una hoja, ni una flor, ni un nido.

Igual que un corazón envejecido
que aún palpita, sin bienes y sin males,
lleno de sal, como los litorales
con fatiga de amor y sed de olvido.

Pero en el árbol se detuvo un día
para cantar, un pájaro viajero
y el tronco aquel sintió que florecía…

como florece un corazón huraño
para después sentir que le hace daño
la flor tardía de su amor postrero.

Permalink Dejar un comentario

Elegía Para Ti y Para Mí (José Angel Buesa)

octubre 27, 2008 at 11:21 pm (Elegías, JoséAngelBuesa)

(De este poema sólo me queda decir que es, quizás, el más profundo de Buesa. Es imposible leerlo sin sentirlo. No hay cómo describir este poema.)

Yo seguiré soñando mientras pasa la vida,
y tú te irás borrando lentamente en mi sueño.
Un año y otro año caerán como hojas secas
de las ramas del árbol milenario del tiempo,
y tu sonrisa, llena de claridad de aurora,
se alejará en la sombra creciente del recuerdo.

                              II

Yo seguiré soñando mientras pasa la vida,
y quizás, poco a poco, dejaré de hacer versos,
bajo el vulgar agobio de la rutina diaria,
de las desilusiones y los aburrimientos.
Tú, que nunca soñaste más que cosas posibles,
dejarás, poco a poco, de mirarte al espejo.

                             III

Acaso nos veremos un día, casualmente,
al cruzar una calle, y nos saludaremos.
Yo pensaré quizás: “Que linda es todavía”
Tú quizás pensarás: “Se está poniendo viejo”
Tú irás sola o con otro. Yo iré solo o con otra.
O tú irás con un hijo que debiera ser nuestro.

                              IV

Y seguirá muriendo la vida, año tras año,
igual que un río oscuro que corre hacia el silencio.
Un amigo, algún día, me dirá que te ha visto,
o una canción de entonces me traerá tu recuerdo.
Y en estas noches tristes de quietud y de estrellas,
pensaré en ti un instante, pero cada vez menos…

                              V

Y pasará la vida. Yo seguiré soñando;
pero ya no habrá un nombre de mujer en mi sueño.
Ya yo te habré olvidado definitivamente
y sobre mis rodillas retozarán mis nietos.
(Quizás, para entonces, al cruzar una calle,
nos vimos frente a frente, ya sin reconocernos.)

                              VI

Y una tarde de sol me cubrirán de tierra,
las manos para siempre cruzadas sobre el pecho.
Tú, con los ojos tristes y los cabellos blancos,
te pasarás las horas bostezando y tejiendo.
Y cada primavera renacerán las rosas,
aunque ya tú estés vieja, y aunque yo me haya muerto.

Permalink 3 comentarios

Soneto – de Félix Arvers (José Angel Buesa)

octubre 27, 2008 at 10:51 pm (JoséAngelBuesa, Sonetos)

Nadie conoce mi amor secreto:                                  
no lo conoce ni quien lo inspira,
y es tan humilde que a nada aspira,
pues su constancia no tiene objeto.

Mi amor se escuda tras mi respeto:
respiro el aire que ella respira,
y ella me habla y ella me mira,
sin que descubra mi amor discreto.

Porque, entre el coro de la alabanza
que se prolonga sobre su huella,
mi amor suspira sin esperanza;

y tanto ignora mis sueños vanos,
que si estos versos van a sus manos,
tal vez pregunte: “¿Quién será ella?”

Permalink Dejar un comentario

Poema del Desencanto (José Angel Buesa)

octubre 27, 2008 at 10:31 pm (JoséAngelBuesa, Poemas)

 

Y comenzamos juntos un viaje hacia la aurora
como dos fugitivos de la misma condena.
Lo que ignoraba entonces, no he de callarlo ahora:
No valías la pena.

Ya llegaba el otoño y ardía el mediodía.
Sentí sed, ví tu copa. Pensé que estaba llena,
pero acerqué mis labios y la encontré vacía.
No valías la pena.

Te di a guardar un sueño, pero tú lo perdiste
o acaso abrí mis surcos en la llanura ajena.
Es triste pero es cierto; por ser tan cierto, es triste.
No valías la pena.

Fuiste el amor furtivo que va de lecho en lecho
y el eslabón amable que es más que una cadena,
pero hoy puedo decirte, sin rencor ni despecho:
No valías la pena.

Me alegré con tu risa, me apené con tu llanto,
sin pensar que eras mala, ni creer que eras buena.
Te canté en mis canciones y a pesar de mi canto,
No valías la pena.

Me queda el desencanto del que enturbió una fuente
o acaso el desaliento del que sembró en la arena.
Pero yo no te culpo. Te digo simplemente:
No valías la pena!

Permalink Dejar un comentario

La Copa de Diamante (José Angel Buesa)

octubre 27, 2008 at 2:37 am (JoséAngelBuesa, Sonetos)

Tal vez por un capricho más triste que galante
cuente un día una historia que casi no es de amor.
Tal vez estés ausente, o acaso estés delante
pero si estás delante lo contaré mejor.

Diré que hubo una copa tallada de diamante
una flor sin rocío y un blanco surtidor.
Pero aunque se moría de sed un caminante
le negaron el agua para regar la flor.

Como ves es una historia que puede no ser mía
pues habla de un suceso que ocurre cada dia
burlar a un vagabundo, negar una merced.

Pero al fin de este cuento vulgar y cotidiano
tú sentirás la copa de diamante en tu mano
y yo estaré de nuevo muriéndome de sed.

Permalink Dejar un comentario

Te Acordarás un Día (José Angel Buesa)

octubre 26, 2008 at 4:39 pm (JoséAngelBuesa, Poemas)

(Que palabras más sublimes las que encontramos en este poema )

Te acordarás un día de aquel amante extraño
que te besó en la frente para no hacerte daño.
Aquel que iba en la sombra con la mano vacía
porque te quiso tanto… que no te lo decía.

Aquel amante loco… que era como un amigo,
y que se fue con otra… para soñar contigo.

Te acordarás un día de aquel extraño amante,
profesor de horas lentas con alma de estudiante.
Aquel hombre lejano… que volvió del olvido
sólo para quererte… como a nadie ha querido.

Aquel que fue ceniza de todas las hogueras
y te cubrió de rosas sin que tú lo supieras.

Te acordarás un día del hombre indiferente
que en las tardes de lluvia te besaba en la frente.
Viajero silencioso de las noches de estío
que miraba tus ojos, como quien mira un río.

Te acordaras un día de aquel hombre lejano
del que más te ha querido… porque te quiso en vano.

Quizás así de pronto… te acordarás un día
de aquel hombre que a veces callaba y sonreía.
Tu rosal preferido se secara en el huerto
como para decirte que aquel hombre se ha muerto.

Y él andará en la sombra con su sonrisa triste.
Y únicamente entonces sabrás que lo quisiste.

Permalink 2 comentarios

Canción del Viaje (José Angel Buesa)

octubre 26, 2008 at 4:11 am (JoséAngelBuesa, Nocturnos/Baladas/Canciones)

Recuerdo un pueblo triste y una noche de frío
y las iluminadas ventanillas de un tren.
Y aquel tren que partía se llevaba algo mío,
ya no recuerdo cuándo, ya no recuerdo quién.

Pero sí que fue un viaje para toda la vida
y que el último gesto, fue un gesto de desdén,
porque dejó olvidado su amor sin despedida
igual que una maleta tirada en el andén.

Y así, mi amor inútil, con su inútil reproche,
se acurrucó en su olvido, que fue inútil también.
Como esos pueblos tristes, donde llueve de noche,
como esos pueblos tristes, donde no para el tren.

Permalink Dejar un comentario

Segundo Poema de la Espera (José Angel Buesa)

octubre 24, 2008 at 5:47 pm (JoséAngelBuesa, Poemas)

Por un agua de hastío voy moviendo estos remos
que pasan tanto al irme y tan poco al volver
pero quizás un día no nos separaremos
mujer mía y ajena como el amanecer.

No importa que me quede, ni importa que me vaya,
mientras pasan las nubes sin dejar de pasar
porque tu corazón es igual que una playa
que, pudiendo ser tierra, nunca llega a ser mar.

Tu amor nunca responde cuando mi amor te nombra;
tu amor, que sin ser mío, tantas veces perdí
y yo empuño los remos y viajo hacia las sombras
pues todo se hace sombra si estoy lejos de ti.

Filibustero loco tras el botín de un beso,
viajo por aguas tristes que me entristecen más;
pero tu amor es siempre camino de regreso
mujer que nunca llegas y que nunca te vas.

Tu amor es un remoto país desconocido
más allá del mañana, más allá del ayer
y ya sólo recuerdo las veces que me he ido
recordando las veces que tuve que volver.

Hay virtudes tan tristes, que es mejor ser culpable
y más si es una culpa de amor amarte así,
pero si en nuestras vidas hay algo inevitable,
inevitable tú serás para mí.

Ya me duelen las manos de remar en mi hastío
pero yo sé que un día dejaré de remar.
Y he de mirar el mundo como si fuera mío
y romperé los remos en la orilla del mar…

Permalink Dejar un comentario

Poema de la Espera (José Angel Buesa)

octubre 24, 2008 at 5:36 pm (JoséAngelBuesa, Poemas)

(Este es uno de los poemas de Buesa que más significado tiene para mí, pues de alguna manera, cuando hay alguien que nos gusta mucho y pertenece a alguien más, de alguna manera, siempre lo/a estamos esperando y nunca perdemos la esperanza de que algún día  tendrá que ser nuestro/a; y pues de este poema encontré una de las frases que más me ha marcado: “Nada  es de nadie si hay alguien que lo ansía”. Espero que lo disfruten tanto como yo lo disfruto.)

 

Yo sé que tú eres de otro y a pesar de eso espero.
Y espero sonriente porque yo sé que un día
como en amor, el último vale más que el primero
tú tendrás que ser mía.

Yo sé que tú eres de otro pero eso no me importa,
porque nada es de nadie si hay alguien que lo ansía,
y mi amor es tan largo y la vida es tan corta
que tendrás que ser mía.

Yo sé que tú eres de otro, pero la sed se sacia
solamente en el fondo de la copa vacía;
y como la paciencia puede más que la audacia
tú tendrás que ser mía.

Por eso, en lo profundo de mis sueños despiertos
yo seguiré esperando porque sé que algún día
buscarás el refugio de mis brazos abiertos
y tendrás que ser mía !

Permalink Dejar un comentario

Next page »